Soja: ¿comer este tipo de grano beneficia al paciente oncológico?

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Salud y Oncología

Existe gran controversia sobre el consumo de la soja y sus beneficios o propiedades que pueden influir en el desarrollo del cáncer

La soja o soya es un legumbre con alta concentración en ácidos, lo que le proporciona un alto contenido en grasas saturadas y es un alimento con propiedades proteicas, también posee gran cantidad de vitaminas del grupo B y E, minerales como el hierro, fósforo, potasio y zinc e isoflavonas, sustancias que actúan como antioxidantes y previenen algunas enfermedades, fortaleciendo el estado de salud.

La soja se usa mucho en la creación de aceites, tofu y otros alimentos culinarios, principalmente es empleada en la cultura oriental y en los últimos años se ha visto un gran progreso de su adaptación en la población de occidente, ya que es considerada uno de los alimentos más completos que existen.

Según la página Revista Salud y Bienestar la soja es uno de los granos que más proteínas contiene, a diferencia de otros alimentos, posee un equilibrio en aminoácidos, esta legumbre aporta 37 gramos de proteína por cada 100 gramos de soja, lo que significa que posee más propiedades de este tipo que la propia carne, tiene también un buen nivel de grasas poliinsaturadas como la omega 3 y 6, esenciales para un correcto funcionamiento del sistema inmune, circulación sanguínea, metabolismo y cerebro. Además posee lecitina que fortalece muchas funciones vitales.

Cómo contribuye la soya al manejo de las enfermedades 

Gracias al contenido que posee la soja, su consumo puede evitar el desarrollo de algunas enfermedades, también puede fortalecer el organismo cuando existe alguna afección y prevenir su incidencia o una recaida, según la página los padecimientos que pueden evitarse y síntomas que pueden prevenirse con la soja son:

  • Menopausia: cuando una mujer llega a la etapa de la menopausia, existe un descontrol en la producción hormonal y esto ocasiona efectos secundarios como sudoración y malestar, la soja previene y ayuda a aliviar estos síntomas.
  • Colesterol, cardiopatías y obesidad: según algunos estudios existe una disminución de los niveles de colesterol, gracias a los fitoesteroles vegetales que previenen una gran absorción, asimismo beneficia el sistema cardiovascular, disminuyendo grasas en la sangre y evitando algún ataque al corazón y, por último, ayuda a regular el peso.
  • Tipos de cáncer: según algunos estudios que generan mucha polémica, el consumo de soja puede prevenir el desarrollo de cáncer de mama disminuyendo la estimulación del estrógeno en las células mamarias, una de las causas de este tipo de cáncer.
  • Osteoporosis: el organismo está protegido de este padecimiento gracias a los isoflavonoides.
  • Sistema digestivo: la soja contiene también propiedades de fibra lo que ayuda a un correcto tránsito intestinal y una buena función estomacal.

¿La soja es buena para combatir el cáncer?

Según la American Cancer Society algunos estudios apuntan a que las isoflavonas pueden ocasionar un desarrollo más rápido del cáncer de mama ya que estimulan la producción de estrógeno dando origen a células cancerígenas en esta zona, sin embargo, las investigaciones fueron evaluadas en roedores y estos animales procesan de diferente manera los alimentos. 

Recientemente varios especialistas argumentan que no existe ningún riesgo de consumir soja, todo lo contrario, pues tiene grandes propiedades que pueden ayudar al funcionamiento del organismo y la prevención de enfermedades, se recomienda también alimentos elaborados a base de esta legumbre.

Es importante que las personas tengan en cuenta que la soja o soya es un alimento con alto contenido nutricional lo que puede beneficiar al organismo y fortalecerlo con el fin de evitar enfermedades como el cáncer, en especial el de mama.

Related Posts