Tratamiento enfocado en el dolor del paciente oncológico

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Salud y Oncología

Tratar el dolor durante el cáncer es posible, ya que determinadas terapias o tratamientos pueden estar enfocados en mejorar estas repercusiones de la enfermedad

El dolor que puede presentar un paciente oncológico depende del origen de la condición y del tamaño del tumor, en algunos tejidos puede haber mayor sensibilidad, es por eso que, el dolor o molestia se intensifica, esta molestia puede presentarse de diversas maneras entre las que comprenden: un dolor agudo, leve, medio y crónico, cuando un cáncer vuelve a originarse o es recurrente este efecto secundario o repercusión puede manifestarse si no lo hizo la primera vez.

El dolor o molestia que puede presentar el individuo es importante que se le de un debido tratamiento o calmante pues de esto depende la recuperación y también una disposición mental de la persona, con el fin de que pueda recuperar su calidad de vida donde hacen parte aquellas actividades cotidianas y labores que se solían realizar y que está aquejación limita.

Causas del dolor cancerígeno

Existen algunos factores que pueden ser el origen a un  dolor, de acuerdo a la Mayo Clinic, esta repercusión puede ser intensa o moderada de acuerdo a:

  • El crecimiento del cáncer dentro de un tejido circundante o destrucción del mismo a por la patología.
  • Crecimiento del tumor, pues cuando este está creciendo puede afectar algunos sistemas y órganos.
  • Segregación de sustancias químicas del tumor que pueden desencadenar molestias.
  • Tratamientos contra el cáncer.

Tratamientos para el síntoma

De acuerdo a la Mayo Clinic existen  muchas formas con las que un especialista puede ayudar al paciente a limitar el rango y la intensidad de un dolor a causa del cáncer , estos mecanismos son:

  • Intervención quirúrgica.
  • Quimioterapia.
  • Radiación.
  • Analegesico de venta libre y recetados: aspirina, paracetamol/acetaminofeno e ibuprofeno.
  • Medicamentos opioides débiles: codeína.
  • Medicamentos opioides fuertes: la morfina , oxicodona, hidromorfona , fentanilo, metadona u oximorfona.
  • Parches cutáneos.
  • Vía intravenosa.
  • Antidepresivos.
  • Anticonvulsivos.
  • Esteroides.
  • Bloqueos nerviosos.
  • Terapias alternativas: acupuntura, meditación, masajes e hipnosis.

Es importante que se tengan en cuenta todas aquellas alternativas para tratar uno de los efectos secundarios más comunes del cáncer pues el dolor puede ser en momentos tan perjudicial que el paciente puede recaer y empeorar su decisión, es por eso que, tomar medidas alternativas es importante y prevenir una intensidad de este factor.

Related Posts